Esta semana he decidido aprovechar la entrada del blog para desmentir mitos que nos rodean a las madres sobre la lactancia, por su peligrosidad. Encuentro primordial informe e informar sobre lactancia, porque la información es poder i encuentro que nos encontramos en una situación urgente de empoderarnos. Cuando estamos debidamente informadas, es cuando realmente somos libres al decidir qué queremos hacer y dónde queremos llegar. Lo digo en mis charlas y lo digo a cualquier persona que me saque el tema o me mire con los ojos de «ahí-va-una-loca-de-la-teta» cuando les digo que soy asesora de lactancia. No quiero convencer a ninguna madre que no quiera dar el pecho o que prefiera el biberón. Quiero que si toman esa decisión, lo haga informada de todos los pros y contras, de lo que sí ocurre con la lactancia materna y lo que no, que no decida no dar el pecho porque cree que no podrá o porque no ha recibido la información correcta.

  1. «Las mujeres de mi familia no han podido amamantar nunca, no tenían leche. Por tanto, yo tampoco podré.»  La hipogalactia (falta de producción de leche) no es hereditaria. Además, es menos comúm de lo que se suele creer. Las mujeres con riesgo a padecer una hipogalactia son las que se han sometido a una reducción de pecho, tienen SOP, diabetes tipo I, entre otras. La mayoría de nosotras venimos de una generación de madres que lo fueron en pleno auge de la leche de fórmula, escudándose en la emancipación de la mujer y su llegada al mundo liberal y con poca información verídica sobre los pros y contras de la leche materna. Para rematar, la desinformación en LM, como no ofrecer una alimentación a demanda y otros mitos, se cargaban la lactancia de estas madres que creían que se les había acabado la leche, que no tenían o que era de mala calidad.

    Anuncio de leche en polvo para bebés de los años 70.

  2.  «Si tienes un disgusta y das el pecho, la leche estará mala o agria/le pasarás el disgusto al bebé» Falso. Es verdad que ante un susto o disgusto nuestro cuerpo produce adrenalina, enemiga de la productora de leche oxitocina. En un caso grave o que nos afecte mucho, como mucho durante una horas se podría reflejar en una disminución de la producción de leche, pero en ningún caso se vuelve mala para el bebé ni «se corta» como se suele decir. Así que todo lo contrario, si has tenido un disgusto grande, dale teta a tu bebé, os irá bien a los dos.
  3.  «No produciré suficiente leche porque tengo el pecho pequeño». El tamaño del pecho no tiene nada que ver con la producción de leche.
  4.  «La lactancia materna excluye a la pareja de la crianza»¿Criar es solamente dar el pecho? Estoy segura que sabéis que esto no es así. Por tanto, todo lo que no sea dar el pecho, lo puede hacer la pareja: hacer la compra, cambiar pañales, tareas de la casa, y, en definitiva, todo lo que suponga  facilitar la lactancia madre-hijx. Os recomendamos que le echéis un ojo a la entrada del blog que escribimos «El papel de la pareja en la lactancia»
  5.  «La cerveza (o cualquier otro alimento) aumenta la producción de leche»  No está comprovado que ningún alimento aumente la producción de leche. Por lo contrariom sí se desaconsejan el consumo de algunos como el hinojo o el poleo. Pensad que no porque algo sea natural significa que sea inocuo. Si tenéis dudas sobre si podéis consumir o no algún medicamento o alimento, podéis consultar la web de e-lactancia, la llevan profesionales formados en LM y es la información más actualizada y fiable que hay.
  6. «Hay que dar el pecho cada 3 horas. Si pide antes, te está tomando el pelo o es capricho». La alimentación es a demanda, sea o no sea lactancia materna. No tiene sentido hacer esperar un niñx «la hora que le toca» cuando ya está llorando de hambre. Además, la leche materna es de rápida digestión, por lo que seguramente habrá etapas en las que pedirá mucho antes de 3 horas.
  7.  «Te usa de chupete» Esta me hace especial gracia y creo que es de las frases que más me han dicho a lo largo de mi lactancia. ¿Qué fué primero, la teta o el chupete? ¿Qué usa de qué, entonces? Es cierto que el pecho no es solo alimento: es amor, refugio, vínculo, calma. Y además, lxs niñxs tienen una necesidad que cubrir: la succión no nutritiva. Esto quiere decir que es real que en ocasiones succionan sin tener que alimentarse de leche, pero también es verdad que estos movimientos que realizan al mamar son necesarios para desenvolupar músculos de la cara importantes para el desarrollo posterior del habla, segregar saliva que ayude a la digestión y estímulo del pezón para aumentar la producción de leche. Así que sí, tenga o no tenga hambre, que se esté el rato que haga falta 😉
  8. A partir de X tiempo (6 meses, 1 año, 2 años…) la leche ya no alimenta. ¿Sabías que la composición de la leche varía según las necesidades del niñx? Incluso cuando están enfermos, nuestro cuerpo lo detecta y la leche cambia su composición para ser lo más beneficiosa posible para el bebé. No, la leche no se vuelve agua.
  9. Si no te come lo suficiente le tienes que quitar la teta, te comerá más/cogerá más peso. Error. Hasta los 2 años se puede considerar que el alimento principal del niñx es la leche. Además, la leche tiene las calorías necesarias para el bebé, por lo que retirar el pecho sería contraproducente si no muestra interés por el resto de alimentos.
  10. Si estás embarazada y das el pecho corres el riesgo de sufrir un aborto. Es cierto que dar el pecho provoca contracciones en el útero, pero no está ni mucho menos contraindicado en el caso de embarazo. Tan solo no se recomienda en caso de sufrir un embarazo de riesgo en el que se prohíban las relaciones sexuales. Si tu médico no te ha dicho nada al respecto, puedes dar amamantar sin problemas.
  11.  Si das el pecho no te puedes quedar embarazada. La LM puede hacer que la menstruación tarde en volver después del parto, pero no hay una matemática exacta en ese sentido ni sabemos del cierto en qué mes volverá la regla. Hay madres que el segundo mes ya la tienes y otras que llegan a los 2 años y no hay ni rastro. Por tanto, si no quieres quedarte embarazada utiliza anticonceptivos y si te quieres quedar será cuestión de ir intentándolo.
  12. Si le das leche de fórmula/leche con cereales a la noche en lugar de leche materna, te dormirá toda la noche.  Por la noche producimos picos de prolactina (hormona encargada de la producción de la leche) entre las 2-6h. Esto significa que si queremos asegurarnos una producción y una lactancia establecida no es buena idea destetar de noche según la edad que tenga el bebé. Además, la prolactina también tiene un efecto sedante tanto para el bebé como para la madre, por lo que os ayudará a descansar a los dos. Finalmente, sustituir el pecho por leche de fórmula/leche con cereales no es garantía de nada, ya que los bebés se despiertan por diversos motivos además de hambre: incorporación de nuevas fases del sueño, instinto de supervivencia, necesidad de contacto con la madre, dientes, nuevas etapas motrices y/o cambios, etc.
  13. Tengo el pezón plano o hacia dentro, no podré amamantar. Una vez más, falso. Lxs niñxs para mamar no solo agarran el pezón, agarran toda la areola. Además, con la propia succión tiran hacia fuera el pezón.

¿Nos hemos dejado algún mito que hayáis oído o que creáis que tengamos que desmentir? ¿Se os ha quedado alguna otra duda respecto a la lactancia materna? ¡Podéis preguntarnos lo que querráis en los comentarios!

 

Si creéis que necesitáis asesoramiento en la lactancia, en La caseta de l’arbre os ofrecemos este servicio totalmente gratuito. Contactad con nosotras con vuestra duda o pedid cita previa con Anna, asesora de lactancia.