Cascos amortizadores del ruido aptos para bebés de 3 a 24 meses. Ideales para la protección de los oídos de los pequeños en caso de conciertos, obras, carreras de coches, pirotécnia y, en definitiva, cualquier ruído fuerte que pueda dañarles o molestarles.